martes, 6 de noviembre de 2012

BE YOU



Catapultada al pasado por una canción, me tiemblan las fibras del alma. Es difícil mirar atrás cuando tienes la vista nublada, porque sólo ves aquello que no deberías recordar: los errores, los malos tragos, los buenos momentos que no volverán, la vida que pasa, el tiempo desaprovechado, el que aprovechaste pero ya se fue... Vas en un coche, el cielo llorando, la luna escondida tras las nubes, dos niñas dormidas en sus sillitas de seguridad, la música suave acariciando tu memoria... y quieres conducir hacia la felicidad, pero no llevas navegador ni mapa, y no conoces el camino. Tratas de buscarlo por tu cuenta; sin embargo, ese sendero que siempre estaba iluminado, ahora se presenta ante ti lleno de una niebla tan espesa que no te es posible vislumbrar qué hay más allá de donde te has quedado parada. Y no te atreves a seguir ¿Cuándo empezaste a ser una cobarde? Aquella niña que siempre sonreía, aquella mujer que todo lo podía, ¿dónde están ahora? ¿Por qué te han abandonado? El poderoso caballero, el eterno enemigo sin el que no puedes vivir, te está ganando la batalla, y, si dejas de luchar, saldrá invicto de todas para ganar la guerra. Era tan fácil cuando no te importaba... Pero los errores que cometiste en el pasado mantienen en el patíbulo a tu presente y a su futuro, el de ellas, y el de toda tu familia ¿Cómo pudiste ser tan ilusa? Miras hacia arriba y lo ves todo ahí, el verdugo preparado para accionar la palanca y dejar colgadas todas las ilusiones de prosperar de una familia entera. Y todo por tu culpa, por tomar las decisiones incorrectas en momentos inapropiados. Solías decir que no importaba si el peinado o las mechas no te sentaban bien, porque el pelo volvía a crecer. Pero ya ha dejado de hacerlo. Ya no crece, ya no cambia; es la primera vez en tu vida en que no sabes cómo saltar el muro, ni por dónde abrir un agujero. Temes que esto te lleve a circunstancias más graves, pero sólo a ti, porque lo que realmente te aterra es moverte y arrastrar contigo a los demás, a esas personas a quienes tanto quieres. Nunca te resultó difícil vivir, y ahora, a veces, te parece imposible seguir adelante. Y oyes que "la cara vista es un anuncio de Signal, la cara oculta es la resulta..." y te sientes tan identificada... Cuántas sonrisas para no venirte abajo, cuántas palabras innecesarias para no oír el ruido de tu interior, cuánto movimiento para no tener que pararte a pensar... Te miras al espejo de la juventud y no te reconoces ¿Dónde estás ahora, en qué universo paralelo quedó todo aquello, toda la alegría, toda la valentía, todo el arrojo, toda la energía? ¿Por qué estás cansada, si es ahora cuando más deberías pelear? Tantos golpes innecesarios, golpes al aire, contra molinos de viento... que ahora, cuando llegan los gigantes, ya no tienes fuerzas para defenderte. Te agota el simple hecho de pensar en tener que hacerlo. Pero DEBES, estás obligada a encontrar el camino; con paciencia, mejor que ayer. Lo encontrarás. Sólo pon el pie en el fondo, como siempre, e impúlsate hacia arriba. Vuelve a ser la de antes, recuerda cómo lo hacías, no oigas las voces, no escuches la letra de la canción, no existas, sólo sé: BE YOU.