lunes, 28 de septiembre de 2015

54. YOU´VE LOST THAT LOVELY FEELING


Lunes, 28 de septiembre de 2015: You´ve lost that lovely feeling.

Año 90. Una pequeña habitación, un flexo, una mesa, un libro de Derecho Civil, un café y una radio dejando escapar suaves sonidos que llegaban desde algún rincón de una emisora que, con los años, evolucionaría, Radio 80. Una joven estudiante de Derecho que piensa que tiene toda la vida por delante. Nadie le contó que pronto se preguntaría dónde fue a parar la vida.
Soy todo cuanto fui pero ahora soy más. Sin embargo, cuanto más soy y más tengo, menos poseo. Mi madre, esa mujer que me prestaba su regazo los viernes por la noche mientras veíamos el legendario Un, Dos, Tres, que me traía un vaso de leche calentita a la cama cuando tosía, la mujer de la falda de tubo con la cremallera remendada, la señora que empezó a sentir cómo sus dedos se retorcían y sus muñecas se hinchaban cuando le tocaba empezar a vivir, la verdadera capitana del barco que nos llevó a puerto… mi madre, a veces, me dice: “Deberías haber terminado la carrera. Qué buena abogada habrías sido”. Y yo la miro, y me pregunto: “¿Y tú?”.
El mundo entero nos avisa de cómo va a ser nuestro destino, pero sólo oímos a nuestro corazón. En ocasiones, el corazón está conectado a la cabeza. En otras, va por libre. Como el mío. Y aun cuando mi corazón, ahora, anhele recuperar a quien hubiera querido ser, ¿no es cierto que tengo algo mejor que todo cuanto podría haber poseído? ¿No lo tuvo ella, también?
Si habría sido o podría ser es secundario. Me importa lo que soy. En algún rincón de este mundo descansa, aún, mi oportunidad. Y llegará el momento en que nos crucemos. Hasta entonces, podría ser o haber sido mucho. Pero, ahora mismo, yo no quiero ser mucho, no quiero ser más, no quiero ser mucho más: quiero ser TODO.
Y sólo hay dos personas para quienes lo soy TODO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario